UP

-    Escrito por elena

Piercing en el cartilago de la oreja

Los piercings se han convertido, de la misma manera que los tatuajes, en algo que podemos llevar o lucir en muchas partes o zonas de nuestro cuerpo. Sin embargo, hay algunas zonas en las que estos pueden ser más dolorosos o bien en las que corremos más riesgos de que no cure bien o que tengamos infecciones en ellas. Una de estas zonas es el cartílago de la oreja.

Piercing en el cartilago de la oreja

Aunque el piercing más común para la oreja será siempre el del lóbulo, se ha puesto de moda el  colocarlo además en el cartílago. Esta es una zona en la que el piercing nos quedará de maravilla, pero también debemos tener en cuenta que, al tener el cartílago en ella  puede ser más dolorosa.

Los piercing en el cartílago

Piercing en el cartilago de la oreja

Antes de comenzar a explicar como se hace este tipo de piercing, tenemos que añadir que la zona cartilaginosa de la oreja no es la única que tenemos en el cuerpo; de hecho podemos encontrar cartílagos en la nariz, en la garganta y en la espina dorsal y además podemos dividirlos en los del tipo,  hialino, elástico y fibroso.

Los cartílagos de la oreja son del tipo elástico, algo más duros que los de la nariz, que son hialino, pero tampoco es que sean muy doloroso el perforarlo para hacer un piercing. Ahora eso sí, al ser tan duro costará un poco que nos perforen sin “sufrir” un poquito.

Lo que tenemos que hacer para tener este tipo de piercing es acudir siempre, como para cualquier otro caso, a un profesional ya que muchas personas consideran que al ser una perforación en la oreja, podemos hacerlo nosotros mismos cuando no es así.

El piercing en el cartílago de la oreja es quizás uno de los más complicados de curar o que nos puede llevar más tiempo por lo que es recomendable no arriesgarnos.

Cómo curar un piercing en el cartílago de la oreja

Piercing en el cartilago de la oreja

Para curar el piercing del cartílago de oreja, como cualquier otro, hemos de tener claro que lo importante es que la zona esté siempre limpia y desinfectada. Para ello y aunque parezca que no, lo mejor es el agua y el jabón, a poder ser neutro, y no será necesario que estemos echando alcoholo o betadine sobre la herida y que sólo actuarán en nuestra contra.

Limpiar la zona del piercing, y si ya he mencionado el agua y el jabón, además podemos hacerlo, una o dos veces al día, con una solución salina y sal marina.

Retira el pendiente o piercing que nos hayan colocado una vez nos hayan perforado y que además has de limpiar con un poco de aguay jabón neutro.

Humedece un algodón estéril con la solución salina y con la sal marina, y pasalo suavemente por el cartílago para que quede completamente limpia.

Es importante que sequemos bien la zona tras haberla limpiado, ya que si se queda humeda corremos el riesgo de que se acabe infectando.

Es importante que no toques con tu pelo, la zona del piercing,por lo que si  tienes una melena larga, deberás llevarla recogida al menos dos semanas para que de este modo no se te infecte la herida.

Tampoco deberás dormir, al menos una semana, del lado del piercing. Seguro que inconscientemente nos daremos la vuelta y puede que la oreja perforada toque con la almohada, por lo que algunas personas optan por cubrir con un poco de papel “film” la oreja durante la noche (ten cuidado con esto ya que la zona no debe estar muy cubierta para evitar que sude).

Os dejo ahora vídeo de como se hace el piercing en el cartílago de la oreja

Como puedes ver, hacer un piercing en el cartílago de la oreja es algo que puede molestarte más que si lo haces en otras partes del hueso en las que haya algo más de carne o grasa. Si se te infecta, debes saber que debes tener unos cuidados especiales, de modo que ponte en contacto con la persona que te lo ha hecho para que te informe sobre ellos.